Estatutos de Águilas Guadalupanas

ESTATUTOS DE ÁGUILAS GUADALUPANAS.

  1. Naturaleza, fin y patronos.
  2. Admisión.
  3. Espiritualidad
  4. Formación.
  5. Apostolado
  6. Dispensa del juramento.
  7. Gobierno
  8. Administración.

  1. Naturaleza, fines y patronos.
  2.  Águilas Guadalupanas consiste en una consagración a la Santísima Virgen de Guadalupe.
  1.  Las águilas guadalupanas viven su consagración en los más variados ambientes juveniles abiertos a los valores cristianos: parroquias, movimientos, colegios y universidades, organizaciones, empresas, grupos musicales, clubes sociales o deportivos.
  1.  Su patrona es la Santísima Virgen de Guadalupe, modelo en la vivencia de las virtudes humanas y cristianas, protectora fiel de quienes se consagran a Ella y camino seguro para llegar a Cristo nuestro Dios y Señor.[5]

  1. Admisión.
  2.  Para ser Águila Guadalupana se requiere.

-       Tener un mínimo de trece años.

-       Tomar el curso de inducción para recibir la motivación que le ayude para vivir el compromiso que adquiere y conocer estos estatutos.

-       Hacer su consagración a la Virgen de Guadalupe.

-       Hacer el juramento para vivir un aspecto concreto de la virtud de la templanza.

  1.  La Santísima Virgen de Guadalupe lleva en su seno a Cristo. Cristo es el centro de toda águila guadalupana. Es esencial tener una experiencia personal de su cercanía y de su amor. María es la mediación para llegar a Él. Nuestro lema: “A Cristo por María”. [6]
  2.  Los tres ideales cristianos que buscamos conocer, vivir, transmitir y defender son: La fe, la familia y la patria.
  3.  En relación con la fe:

-       Busquen formarse para conocer sólidamente su fe.

-       Contemplen y amen la persona de Jesucristo, Dios y hombre verdadero. Mediten diariamente el Evangelio, visítenlo en el Sagrario, busquen revestirse de sus criterios, amores, motivaciones y sentimientos para tomar sus mismas decisiones. Hagan de Él, el centro e ideal de su vida; camino, verdad y vida; la meta en quién quieren transformarse, plenitud de su realización humana y cristiana.[7]

-       Amen a Cristo cumpliendo amorosamente sus mandatos, vivan el Evangelio sin excepciones, especialmente en lo referente a la caridad [8] y al mandato misionero.[9]

-       Déjense penetrar por el amor de Cristo a la humanidad y amen a todos valorando el amor de Cristo crucificado por cada uno de ellos. Es imposible amar a Cristo sin amar a los hombres.[10] Concreten su amor a Cristo en una entrega real y abnegada al servicio de los demás, sabiendo que no hay mayor caridad que llevar a los hombres al conocimiento y amor de Dios. Siguiendo el ejemplo de San Pablo esfuércense por hacerse todo a todos para ganar a muchos para Cristo.[11]

-       Distínganse por la vivencia práctica de la caridad: en el pensar, hablar y obrar.[12]

-       Recuerden que en virtud de la vocación universal a la santidad, están llamados a seguir e imitar a Cristo casto, pobre y obediente, según su estado de vida. Pidan a Dios el don de la santidad, fruto de la gracia y de su colaboración con ella.[13]

-       Aspiren a vivir su plenitud vocacional acogiendo con alegría y generosidad el plan de Dios para sus vidas: la vida matrimonial, consagrada y/o sacerdotal. Lleven este tema a su oración.

-       Sean sinceros y coherentes, formen su carácter y adquieran la virtud de la abnegación que les lleve a luchar por vivir de acuerdo a los principios y virtudes cristianas.[14]

-       Unidos a Cristo den testimonio, sean “Luz del mundo y sal de la tierra”.[15]

-       Guiados por el Espíritu Santo testimonien sus doce frutos: caridad, gozo, paz, paciencia, mansedumbre, bondad, benignidad, longanimidad, fe, modestia, templanza y castidad.[16]

-       Tengan iniciativa para promover, difundir y defender su fe y moral católica.

  • Pongan su confianza en el poder de la resurrección de Jesucristo y trabajen por Él sin fijarse tanto en sus cualidades o defectos.[17]
  • Creen núcleos de amigos de intensa vida cristiana que aprecien, vivan y promuevan la vida de oración, la práctica sacramental y la participación generosa en algún apostolado.[18]
  • Aprovechen el tiempo que Dios les conceda de vida, conscientes de que su vida es corta y sólo se vive una sola vez.[19]
  • Procuren extender la verdadera devoción a la Santísima Virgen de Guadalupe, que consiste en la imitación de sus virtudes.

-       Amen a la Santísima Virgen María de Guadalupe, Madre de Dios, Estrella de la nueva evangelización y Reina de los apóstoles. No reduzcan su amor a un mero sentimiento, sino busquen con sinceridad imitarla en sus virtudes, especialmente en su caridad y en su obediencia a la voluntad de Dios. Este amor a María, es uno de los principales medios para acercar a las almas a Jesucristo y a la comunión plena con Él.[20]

-       Practiquen los actos de la piedad popular mariana. Acudan siempre a Ella con total confianza poniendo en sus manos todos sus asuntos y necesidades, y muy especialmente a todas las águilas guadalupanas.[21]

-       Amen a la Iglesia con el mismo amor con el que Cristo la ama y colaboren generosamente en su misión de extender el Reino de Cristo poniendo sus talentos al servicio de apostolados que promuevan el conocimiento, amor y seguimiento de Jesucristo en la Iglesia Católica.[22]

-       Amen y respeten al Papa, Vicario de Cristo y sucesor de Pedro, a los Obispos sucesores de los Apóstoles y a los presbíteros. Estudien y divulguen las enseñanzas del Santo Padre. Colaboren con los obispos, párrocos o directivos de instituciones que promuevan la nueva evangelización de la sociedad.[23]

  1.  En relación con la familia:

-       Busquen salvaguardar la institución familiar como el valor fundamental de la sociedad y la cultura.[24] Sepan identificar y refutar los falsos modelos que van en contra de la dignidad de la persona humana.[25]

-       Estimen su propia familia como un don de Dios y edifíquenla con su buen comportamiento.

-       Sean solidarios y colaboren con todos los miembros de su familia.[26]

-       Fomenten el respeto a sus padres y personas mayores, favoreciendo la unidad y cordialidad entre todos los miembros de su familia.

-       Esfuércense por hacer de su familia una auténtica escuela de evangelización, una Iglesia doméstica, una comunidad cristiana en la que Cristo sea el centro y modelo. Por lo mismo, encuentren en su propia familia el primer lugar para realizar su apostolado.[27]

-       Defiendan la cultura de la vida desde el momento de su concepción hasta su muerte natural.[28]

-       Conozcan y valoren el don del sacramento del matrimonio para formar nuevas familias auténticamente cristianas.[29]

-       Cultiven y promuevan la virtud de la pureza y la virginidad de cara al matrimonio o a una vida consagrada.[30]

-       Dado que los vicios y adicciones, antiguas o nuevas, químicas o psicológicas, (cigarro, alcohol, drogas, pornografía, inmoralidad, uso inadecuado de las nuevas tecnologías, etc.) degradan al hombre y destruyen la vida familiar, los miembros de Águilas Guadalupanas junto a su consagración a María de Guadalupe hacen un juramento para vivir la virtud de la templanza (moderación de los apetitos o uso excesivo de los sentidos, sujetándolos a la razón). Cada joven concreta su juramento de templanza, tanto su elemento específico como su duración, a partir de un examen sincero de conciencia de cara a Dios y en estrecha comunicación con su orientador, director espiritual o confesor. Recuerden que el aprovechamiento responsable del tiempo es un medio muy eficaz para evitar los vicios y adicciones. Así mismo, recuerden que Águilas Guadalupanas no es una organización de rehabilitación ni prevención, sino una consagración a María de Guadalupe que promueve la abstinencia de vicios y adicciones y la construcción de ambientes cristianos sanos, alegres y llenos de valores.[31]

  1.  En relación con la Patria:

-       Vean a su patria con espíritu sobrenatural como la nación en la que Dios quiso que nacieran. Por lo mismo, amen su país, su cultura, y respeten las autoridades legítimamente elegidas para dirigir la nación.[32]

-       Procuren el aprecio a su patria, el sano orgullo y sean buenos ciudadanos.[33]

-       Vivan y promuevan los valores de las sociedades cristianas como son: la alegría, la generosidad, la magnanimidad, la solidaridad, el amor a la familia, la honestidad, el espíritu acogedor, la religiosidad y la sencillez.

-       Respeten y valoren las demás naciones y busquen enriquecerse con sus sanas tradiciones.

-       Tomen conciencia de la urgente necesidad de obtener una preparación intelectual y laboral seria y madura, para ser hombres y mujeres responsables, de bien y de provecho para sí mismos, su familia y su patria.

-       Procuren un espíritu de superación personal que se refleje en un programa con metas concretas a alcanzar.

-       Vivan la virtud de la fortaleza que les permita resistir, hacer frente y superar sin temor, las tentaciones, asechanzas y dificultades del ambiente, perseverando con firmeza y constancia en la práctica del bien.

-       Vigilen y no se dejen engañar por filosofías, ideologías o “modas” que promuevan antivalores que diluyen o destruyen la cultura cristiana.

-       Fomenten la práctica del deporte como un medio de sana convivencia, trabajo en equipo, descanso y superación personal.

-       Conscientes de que el progreso de su Patria se concreta en la comunidad, sean solidarios contribuyendo con su trabajo y su testimonio. Sean especialmente solidarios con otras águilas y, en unión con ellos, con los más necesitados.[34]

  1.  La consagración y juramento abarca los siguiente aspectos:
  1. Consagración a Santa María de Guadalupe:

Yo: __________, consciente de los graves y numerosos peligros que nos rodean; de los enemigos que buscan arrancarnos la fe, destruir la familia y dividir nuestra patria; quiero consagrarme a ti Madre mía de Guadalupe y:

-       En relación con mi fe: Prometo conocer, vivir, transmitir y defender mi fe y moral católica; rechazar los engaños y falsas promesas de sectas e ideologías que llaman a nuestras puertas, ayudar a otros a no ser víctimas de ellas, e invitarles a hacer la experiencia del amor de Dios y a vivir por amor sus preceptos.

-       En relación con mi familia: Prometo amar cada día más a mi familia, siendo cariñoso(a), servicial, respetuoso(a) y obediente. Fomentaré la unión, el perdón, la alegría y la paz en mi hogar. Contribuiré en la medida de mis posibilidades al bienestar de mi familia. Me formaré en la virtud de la templanza, en el dominio de mí mismo, alejándome de los vicios que degradan a la persona humana y turban la armonía del hogar.

Nota: En este momento se hace una pausa de silencio (se sugiere medio minuto), para que cada uno en su interior con Dios y la Virgen concrete su juramento. Por ejemplo: No fumar, no tomar bebidas alcohólicas, no ver pornografía, no robar, etc. para vencer o prevenir malos hábitos, vicios o adicciones fruto de los pecados capitales de soberbia, avaricia, envidia, ira, lujuria, gula y pereza.

Especificar el tiempo del juramento (desde un mes, hasta un año máximo).

del: ____/____/____  al  ____/____/____

        día   mes  año          día   mes  año

-       En relación con mi patria: Prometo amar y construir mi Patria; el lugar donde Dios me hizo nacer. Procuraré formarme lo mejor posible para ser un ciudadano de bien y de provecho. Promoveré la solidaridad unido a otros jóvenes buscando ayudar a los más necesitados. Promoveré y defenderé, la identidad, valores y sanas tradiciones de mi país.

Madre mía, Virgen de Guadalupe, consciente de que nada de lo anterior puedo cumplir sin la ayuda de Dios, te pido me alcances, por medio de tu Hijo Jesucristo, la gracia y la fortaleza necesaria para perseverar en la observancia diaria y fiel de esta consagración, que hago para gloria de Dios, para bien de mi familia y de mi patria, y para salud de mi alma. Así sea.

Sacerdote: Porque quieres ser fiel hijo(a) de María y seguir a Jesucristo, te impongo este escapulario, símbolo de tu consagración a Ella y de tu fe y adhesión a la Iglesia católica.

Responde: Así sea.

_______________________     _______________________

Firma                               Doy fe (Sacerdote)

---------------------

Consecration to Our Lady of Guadalupe:

I:_________, aware of the many and serious dangers that surround us; of the enemies that seek to abolish faith, destroy the family, and divide our country; I want to consecrate myself to you, my Mother of Guadalupe, and:

-       Regarding my Faith: I promise to know, live, spread, and defend my faith and Catholic morality; to reject the deception and false promises of sects and ideologies that are knocking at our doors, to help others to not fall victim to them, and invite them to experience the love of God and to live by His precepts out of love.

-       Regarding my Family: I promise to love my family more every day by being affectionate, helpful, respectful and obedient. I will foster unity, forgiveness, joy, and peace in my home. I will contribute to the best of my ability to the welfare of my family. I will strive to grow in the virtue of temperance and self-dominion and I will stay away from the vices that debase the human person and fracture the harmony of the home.

Note: At this juncture pause in silence (suggested 30 seconds) so that each person can specify for themselves their oath with God and the Blessed Virgin. For example: not smoking, not drinking alcoholic beverages, not viewing pornography, not stealing, etc. The idea is to overcome or prevent bad habits, vices, or addictions, which are the fruit of the seven deadly sins: pride, greed, envy, wrath, lust, gluttony and sloth.

Specify the duration of the oath (minimum a month, maximum a year).

from: ______ / ____ / ____ to ______ / ____ / ____

          month      day    year      month     day     year

-       Regarding my Fatherland: I promise to love and build up my country, the place that God chose for me. I will try to form and prepare myself the best I can to be a good and productive citizen. With other young people I will promote solidarity, seeking to help those most in need. I will promote and defend the identity, values, and sound traditions of my country.

My dear Mother, our Lady of Guadalupe, aware that none of this can be accomplished without the help of God, I ask you to grant me, through your Son Jesus Christ, the grace and the strength to persevere in the daily, faithful observance of this consecration, which I make for the glory of God, for the good of my family and of my country, and for my spiritual benefit. Amen.

Priest: Because you want to be a faithful son/daughter of Mary and a faithful follower of Jesus Christ, I place this scapular upon you as a symbol of your dedication to Her and of your faith in and adherence to the Catholic Church.

Response: Amen.

_______________________     _______________________

Signature                            Witness (Priest)

  1. Medios recomendados para perseverar y crecer en la vivencia de su consagración a María de Guadalupe.

-       Misa dominical.

-       Confesión mensual.

-       El rosario, al menos un misterio, con la periodicidad acordada con su director espiritual y/o confesor.

-       Tener un confesor y/o director espiritual que oriente su vida a la perfección humana y cristiana.

-       Ayudarse a vivir su consagración y compromiso apostólico.

-       En la medida de lo posible tengan una reunión semanal.

-       Diálogo mensual con el responsable de equipo.

-       Participen en los eventos de integración-formación que organice Águilas Guadalupanas: convenciones, peregrinaciones, misiones, etc.

  1. Formación.
  2. Se invita a las Águilas Guadalupanas a crecer en su formación en movimientos, grupos parroquiales, etc. Sin embargo para aquellos que no tengan esta posibilidad:
  1. Profundicen y estén al día en todo lo referente al acontecimiento Guadalupano. Una prioridad de toda águila, es estar empapado del misterio de María de Guadalupe y su mensaje de salvación.

  1. Las Águilas Guadalupanas adquieren el compromiso de trasmitir su fe y ser solidarios con los más necesitados.
  1. En su compromiso apostólico:
  1. Siendo Águilas Guadalupanas un apostolado del Movimiento Regnum Christi:

  1. Dispensa del juramento.
  2. El juramento de la virtud de la templanza concluye cuando termina su período, o antes, con permiso de un sacerdote[K1] .
  1. Gobierno.
  2. 19.   Águilas Guadalupanas se organiza a nivel: Internacional, nacional, regional y sede. En la medida de lo posible todos los puestos de gobierno sean ocupados por miembros activos del Movimiento Regnum Christi, o con una posible vocación para ello.
  3. 20.   Coordinador internacional.
  • 1. Es nombrado el director territorial de la ciudad de México donde nació el apostolado; a sugerencia del director de FIDEI y del coordinador local de apostolado y del director de sección al que pertenece ese miembro.
  • 2. Depende del director de FIDEI.
  • 3. Es a su vez el coordinador nacional de México como país.
  • 4. Vela para que Águilas Guadalupanas cumpla su fin específico.
  • 5. Vela por la consolidación y expansión del apostolado en nuevas diócesis a nivel internacional de acuerdo a necesidades de tiempos y lugares en comunicación con el director de FIDEI y su consejo, con autorización de los directores territoriales correspondientes y con el apoyo de los coordinadores locales de apostolado y los directores de sección del Movimiento.
  • 6. De acuerdo a tiempos y lugares, y a cargas de trabajo, puede contar con uno o más asistentes que le apoyen en el cumplimiento de sus funciones.
  1. 21.   Deberes prioritarios del coordinador internacional:

-       Promueve el apostolado en los encuentros internacionales de juventud y familia, y también lo presenta y ofrece a los coordinadores locales de apostolado de los diversos territorios.

-       Organice la convención internacional para los directores de sede.

-       Cumpla las funciones del coordinador nacional en el país donde reside y en los países que no cuenten con un coordinador nacional.

-       Colabore con el área de comunicación institucional para la elaboración del informe anual internacional.

-       Elabore y actualice los manuales y materiales. Entre los principales manuales se encuentran:

  • Manual de inducción del coordinador internacional: Responsabilidades, lineamientos y recomendaciones.
  • Manual de inducción del coordinador nacional. Responsabilidades, lineamientos y recomendaciones.
  • Manual de apertura de una sede: Descripción detallada de las actividades y procedimientos que debe realizar un coordinador local de apostolado para la apertura de una sede de Águilas Guadalupanas. Incluye entre otros temas el cronograma o ruta crítica de actividades.
  • Manual de inducción del director de sede: Responsabilidades, lineamientos y recomendaciones.
  • Manual de operaciones de una sede. Responsabilidades, lineamientos y recomendaciones de cada puesto en los procesos operativos principales de la sede.
  • Manual de inducción de un Águila Guadalupana.
  • Manual de imagen corporativa: Contiene la descripción detallada sobre los lineamientos respecto a la imagen de la obra, principalmente sobre el uso correcto del logotipo y diseños y la guía de comunicación estratégica.
  1. 22.   Coordinador nacional.
  • 1. Lo nombra el director territorial del país correspondiente después de analizarlo con su consejo por necesidades de tiempos y lugares, y a petición o sugerencia de los coordinadores locales del país. Vea que sea un miembro del Movimiento y elíjalo tomando en cuenta el parecer del coordinador local de apostolado y del director de sección al que pertenece el candidato. Cuando no exista esta figura, el coordinador internacional asume las responsabilidades del coordinador nacional.
  • 2. Dependa del coordinador internacional en lo referente al modelo, manuales, programas de estudio, materiales y metodología propios.
  • 3. Vele para que los directores de sede respeten el fin específico del apostolado y cumplan con las responsabilidades que marcan estos estatutos especialmente el acuerdo formal con el coordinador local correspondiente al menos una vez al semestre.
  • 4. Vele por la consolidación y expansión del apostolado en nuevas diócesis de acuerdo a necesidades de tiempos y lugares en comunicación con la coordinación internacional y los coordinadores locales de apostolado correspondientes.
  • 5. De acuerdo a tiempos y lugares, y a cargas de trabajo, puede contar con uno o más asistentes que le apoyen en el cumplimiento de sus funciones.
  1. 23.   Deberes prioritarios del coordinador nacional:

-       Trabaje con un programa y presupuesto anual aprobado que proyecte la consolidación y crecimiento del apostolado con objetivos, metas, medios y calendario.

-       Vele por la formación y motivación de sus directores de sede y, de acuerdo con los coordinadores locales, busque nuevos directores de sede para ir renovando los cuadros de gobierno o las nuevas fundaciones.

-       Organice convenciones nacionales para los directores de sede.

-       Solicite los programas e informes necesarios a los directores de sede que le permitan dominar la marcha del apostolado.

-       Vea que los directores de sede cumplan con las responsabilidades que estipulan estos estatutos especialmente el acuerdo formal con el coordinador local correspondiente al menos una vez al semestre.

-       En caso de ser necesario, vea que Águilas Guadalupanas adquiera la personalidad jurídica más conveniente según las leyes del propio país y de acuerdo a las indicaciones del director y administrador territorial correspondiente.

-       Elabore informes anuales y particulares para mantener informados al coordinador internacional, Obispos, bienhechores, simpatizantes y miembros del Movimiento y de la Legión sobre la marcha y desarrollo del apostolado.

-       Vela para que todas las sedes cuenten con un asesor espiritual. En caso de ser necesario lo solicitará al coordinador local; ya sea directamente o a través del director de la sede correspondiente.

  1. 24.   Coordinador regional:
  • 1. Lo nombra el coordinador nacional.
  • 2. Lo nombra por un período de 3 años, y puede renovarse por dos períodos.
  • 3. Ordinariamente es un director de sede que a su vez ayuda a coordinar su región.
  • 4. Coordina de dos a diez sedes.
  1. 25.   Deberes prioritarios del coordinador regional:

-       Ayuda a la comunicación entre la coordinación nacional y los directores de sede.

-       Los motiva, sirve y apoya velando se respete el fin específico y provee los manuales, programas de estudio, materiales y metodología propios.

-       Puede organizar eventos de integración, espirituales, académicos o recaudación de fondos o en su región.

  1. 26.   La sede:
  • 1. Es la estructura operativa de Águilas Guadalupanas.
  • 2. Consta de un director de sede, un equipo de apoyo para la promoción y organización de eventos en su sede y un secretario o asistente en la medida de las necesidades de tiempos y lugares.
  1. 27.   Director de sede.
  • 1. Lo nombra el coordinador local de apostolado del Movimiento Regnum Christi en comunicación con el director de sección de adultos y/o jóvenes por un período de tres años. Puede relegirse hasta por tres períodos. Puede ser también un matrimonio.
  • 2. Depende del coordinador general.
  • 3. De buen trato, lleno de celo apostólico por la salvación de las almas, estructurado, entusiasta y optimista fundado en una confianza inquebrantable en la Providencia Divina.
  • 4. Elabora un programa anual que proyecte la consolidación y crecimiento de Águilas con objetivos, metas, indicadores, medios y calendario.
  • 5. En comunicación con el coordinador local de apostolado del Movimiento Regnum Christi presenta y pide autorización al Obispo del lugar para promover Águilas Guadalupanas en su diócesis.
  • 6. Impulsa el crecimiento de Águilas Guadalupanas.
  • 7. Envía cada dos meses al coordinador general un informe.
  • 8. Detecta aquellos jóvenes con especiales inquietudes apostólicas, que no pertenecen a otros movimientos, y los invita al ECYD o al Movimiento Regnum Christi.
  • 9. Al menos una vez al semestre tenga un acuerdo formal con el coordinador local de apostolado del Movimiento Regnum Christi de su sede para entregarle el programa anual y el informe semestral correspondiente.
  • 10. Visita al menos una vez al año a las autoridades de los lugares donde exista Águilas Guadalupanas para informar de la labor, promover sinergias y proponer metas. (Párrocos, directores de sección de jóvenes, señoritas y asistentes de ECYD, directores de colegio, etc.)
  • 11. Cuando no haya directores de sección y asistentes del ECYD en el entorno de su sede, él asume la dirección de las águilas que se incorporen al Movimiento Regnum Christi o al ECYD.
  • 12. Busca fondos para que su sede sea autosuficiente.
  • 13. Ofrece los cursos de la Escuela de la Fe.
  • 14. Promueve la dirección espiritual y vida sacramental.
  • 15. Impulsa la promoción vocacional entre aquellos jóvenes que tengan inquietudes al sacerdocio y a la vida consagrada.
  1. 28.   El director de sede cuente con un equipo de apoyo o IPAFE que le ayude en la dirección y expansión de Águilas Guadalupanas.
  2. 29.   IPAFE y secretario o asistente:
  • 1. Son miembros del Movimiento Regnum Christi y/o de la sede, nombrados por el director de la misma, en estrecha comunicación con el coordinador local de apostolado del Movimiento Regnum Christi y el director de sección al que pertenecen.
  • 2. Coordinador de integración: Motiva e impulsa la integración de las águilas entre sí y su vínculo con Águilas Guadalupanas. También vela por la participación de la sede en los eventos regionales, nacionales o internacionales que se organicen.
  • 3. Coordinador de promoción: Promueve Águilas Guadalupanas en parroquias, centros del Movimiento, colegios, etc. Busca la expansión de Águilas Guadalupanas tanto en los lugares donde ya existe como en nuevos.
  • 4. Coordinador de apostolado: Motiva e impulsa a las Águilas a participar en algún apostolado prioritariamente de evangelización. Invita al Movimiento Regnum Christi a aquellos miembros que quieran un mayor compromiso apostólico.
  • 5. Coordinador de formación: Vela para que todos los nuevos miembros tomen su curso de inducción donde se les motive a vivir el compromiso que adquieren y se les expliquen estos estatutos. Motiva a las Águilas a tomar los cursos de la Escuela de la Fe. Tiene actualizado el sistema de gestión escolar de la Escuela de la Fe.
  • 6. Coordinador de economía: Vela para que la sede sea autosuficiente y ayuda al director de sede en todos los aspectos administrativos.
  • 7. El secretario o asistente, se tiene sólo en caso de ser necesario y ayuda al director en todo aquello que él le delegue.
  1. 30.   Responsable de equipo.
  • 1. No es un  puesto ordinario ya que Águilas Guadalupanas es una consagración que se vive a nivel personal. Sin embargo de acuerdo a de tiempos y lugares, especialmente en parroquias donde no existen otros movimientos o grupos, puede convenir organizar a las águilas por quipos para su formación y apostolado.
  • 2. En estos casos los responsables los nombra el director de sede en comunicación con el párroco.
  • 3. Pueden ser jóvenes de ambos sexos.
  • 4. Vela el cumplimiento de los fines de Águilas Guadalupanas.
  • 5. Impulsa el crecimiento de Águilas Guadalupanas.
  • 6. Coordina e impulsa algún apostolado en su equipo.
  • 7. Tiene diálogo apostólico mensual con cada miembro de su equipo.
  • 8. Fomenta la vida sacramental en cada miembro.
  • 9. En la medida de lo posible reúne semanalmente a su equipo para la formación, mística y seguimiento del apostolado del equipo.
  • 10. Los equipos se componen aproximadamente de ocho a veinte miembros.
  1. Administración.
  2. 31.   Águilas Guadalupanas no tiene fines de lucro, pero debe ser autosuficiente.
  3. 32.   Puede adquirir la personalidad jurídica más conveniente según las leyes de cada país, de acuerdo a las indicaciones del director territorial correspondiente, asesorado por su administrador territorial y su consejo.
  4. 33.   Los coordinadores nacionales y los directores de sede deben tratar todos los temas administrativos con la persona que les indique el director territorial correspondiente que fungirá como su gerente administrativo.
  5. 34.   El coordinador nacional elabore un presupuesto anual cuatro meses antes de la conclusión del año civil, que incluya: ingresos y egresos. Este presupuesto debe enviarlo para su autorización al director general, a través del propio director territorial, a través de su gerente administrativo.
  6. 35.   El director de sede debe elaborar un presupuesto anual cuatro meses antes de la conclusión del año civil, que incluya: ingresos y egresos. Este presupuesto debe enviarlo para su autorización al director general, a través del coordinador nacional, a través de su gerente administrativo.
  7. 36.   Todos los que colaboran en una sede como apostolado deben hacer un contrato de voluntariado.
  8. 37.   En caso de contratar alguna persona, debe hacerlo con un contrato laboral legal de acuerdo a la legislación de cada país y a las directrices del director territorial correspondiente. Los contratos se hacen con la sociedad bajo la cual se maneje el apostolado en cada país. Es responsabilidad del director de sede generar los fondos para el pago del salario y para hacer el fondo del pasivo laboral.
  9. 38.   Todos los ingresos (donativos, cuotas, etc.) deben depositarse en las cuentas designadas para ello, incluso los ingresos que se reciban en efectivo. Compete al director territorial designar a los firmantes de esta cuenta.
  10. 39.   Tanto el coordinador nacional como cada director de sede envíen mensualmente su informe económico a su gerente administrativo.
  11. 40.   El coordinador nacional o el director de sede que cese en su cargo debe entregar un informe administrativo al entrante.
  12. 41.   Únicamente el director general puede ejercer actos de administración extraordinaria sobre el patrimonio inmobiliario; como son: actos de dominio, hipotecas, aval, fianzas, etc.

[1] (Cfr. AA 12) “Los jóvenes ejercen en la sociedad moderna un influjo de gran interés. Las circunstancias de su vida, el modo de pensar e incluso las mismas relaciones con la propia familia han cambiado mucho. Muchas veces pasan demasiado rápidamente a una nueva condición social y económica. Pero al paso que aumenta de día en día su influjo social, e incluso político, se ven como incapacitados para sobrellevar convenientemente esas nuevas cargas. 

Este influjo, acrecentado en la sociedad, exige de ellos una actividad apostólica semejante, pero su misma índole natural los dispone a ella…”

[2] Cfr. Salmo 103.

[3] Jn 19, 26-27: “Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: “Mujer, ahí tienes a tu hijo.” Luego dice al discípulo: “Ahí tienes a tu madre”. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.

Nican Mopohua “… Sabe y ten entendido, tú, el más pequeños de mis hijos, que soy la siempre Virgen Santa María, Madre del verdadero Dios por quien se vive; … “Oye y ten bien entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige, no se turbe tu corazón… ¿no estoy yo aquí que soy tu Madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No estás por ventura en mi regazo? ¿Qué más has menester?”

[4]  CFL, 3, 3:  “Nuevas situaciones, tanto eclesiales como sociales, económicas, políticas y culturales, reclaman hoy, con fuerza muy particular, la acción de los fieles laicos. Si el no comprometerse ha sido siempre algo inaceptable, el tiempo presente lo hace aún más culpable. A nadie le es lícito permanecer ocioso”. AA 2-4;18

[5] CEC 967:Por su total adhesión a la voluntad del Padre, a la obra redentora de su Hijo, a toda moción del Espírfitu Santo, la Virgen María es para la Iglesia el modelo de la fe y de la caridad. Por eso es “miembro supereminente y del todo singular de la Iglesia”, incluso constituye “La figura” de la Iglesia”.

[6] Ecclesia in América 11, 3: “En todas partes del Continente la presencia de la Madre de Dios ha sido muy intensa desde los días de la primera evangelización, gracias a la labor de los misioneros. En su predicación, “el Evangelio ha sido anunciado presentando a la Virgen María como su realización más alta. Desde los orígenes –en su advocación de Guadalupe- María constituyó el gran signo, de rostro maternal y misericordioso, de la cercanía del Padre y de Cristo, con quienes ella nos invita a entrr en comunión”.

[7] CEC n 428: El que está llamado a “enseñar a Cristo” debe por tanto, ante todo, buscar esta “ganancia sublime que es el conocimiento de Cristo”… n 429: “De este conocimiento amoroso de Cristo es de donde brota el deseo de anunciarlo, de “evangelizar”, y de llevar a otos al “sí” de la fe en Jesucrsito…”

[8] Cfr. Lc. 10, 27  “Amen a Dios sobre todas las cosas”. Jn. 13, 34;15, 12  “Ámense los unos a los otros como yo les he amado”

[9] Cfr. Mc. 16, 15  “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio”

[10]  Cfr. 1Jn. 4,20  “Si alguno dice: “Amo a Dios”, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; pues quien no ama a su hermano, a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve”.

[11]  Cfr. 1Cor. 9, 19-22  “Efectivamente, siendo libre de todos, me he hecho esclavo de todos para ganar los más que pueda. Con los judíos me he hecho judío para ganar a los judíos; con los que están bajo la Ley, como quien esta bajo la Ley –aun sin estarlo- para ganar a los que están bajo ella. Con los que están sin Ley de Dios, no estando yo sin Ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo. Me he hecho débil con los débiles para ganar a los débiles. Me he hecho todo a todos para salvar a toda costa a algunos”.

[12] Cfr. 1Cor. 13,13  “Ahora subsisten la fe, la esperanza y a caridad, estas tres. Pero la mayor de todas ellas es la caridad.

[13] CEC 1699-1700: La vida en el Espíritu Santo realiza la vocación del hombre. Está hecha de caridad divina y solidaridad humana. Es concedida gratuitamente como una salvación.

La dignidad de la persona humana está enraizada en su creación a imagen y semejanza de Dios; se realiza en su vocación a la bienaventuranza divina. Corresponde al ser humano llegar libremente a esta realización. Por sus actos deliberados, la persona humana se conforma, o no se conforma, al bien prometido por Dios y atestiguado por la conciencia moral. Los seres humanos se edifican a sí mismos y crecen desde el interior: hacen de toda su vida sensible y espiritual un material de su crecimiento. Con la ayuda de la gracia crecen en la virtud, evitan el pecado, y si lo han cometido recurren como el hijo pródigo a la misericordia de nuestro Padre del cielo. Así acceden a la perfección de la caridad.

Ecclesia in América n 10: “… La gracia divina prepara, además, a los cristianos a ser agentes de la transformación del mundo, instaurando en él una nueva civilización, que mi predecesor Pablo VI llamó justamente “civilización del amor”.

[14] Lc. 9,23  “El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz de cada día y sígame”

[15] Mc. 5, 13.

 

[16] Ga 5,22-23: “En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio de sí; contra tales no hay ley”.

[17] Jn 15,15: “No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído de mi Padre os lo he dado a conocer”

2 Cor 5,16-18: “Así que en adelante, ya no conocemos a nadie según la carne. Y si conocimos a Cristo según la carne, ya no le conocemos así. Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación”.

[18] Christifidelis Laici - CFL n 46: Los jóvenes no deben considerarse simplemente como objeto de la solicitud pastoral de la Iglesia; son de hecho —y deben ser incitados a serlo— sujetos activos, protagonistas de la evangelización y artífices de la renovación social[170]. La juventud es el tiempo de un descubrimiento particularmente intenso del propio «yo» y del propio «proyecto de vida»; es el tiempo de un crecimiento que ha de realizarse «en sabiduría, en edad y en gracia ante Dios y ante los hombres» (Lc 2, 52).

[19] Heb 9,27: “Y del mismo modo que está establecido que los hombres mueran una sola vez, y luego el juicio.

[20] Rosarium Virginis Mariae n 15: El Rosario nos transporta místicamente junto a María, dedicada a seguir el crecimiento humano de Cristo en la casa de Nazaret. Eso le permite educarnos y modelarnos con la misma diligencia, hasta que Cristo «sea formado» plenamente en nosotros (cf. Ga 4, 19).

[21] CEC 971: “Todas las generaciones me llamarán bienaventurada” (Lc 1,48) “La piedad de la Iglesia hacia la Santísima Virgen es un elemento intrínseco del culto cristiano…”.

[22] Ibid Eccle in A n 10

[23] CEC 874-887: Razón del Ministerio Eclesial: El mismo Cristo es la fuente del ministerio en la Iglesia. Él lo ha instituido, le ha dado autoridad y misión, orientación y finalidad.

[24] FC 10: Es mediante la «inculturación» como se camina hacia la reconstitución plena de la alianza con la Sabiduría de Dios que es Cristo mismo. La Iglesia entera quedará enriquecida también por aquellas culturas que, aun privadas de tecnología, abundan en sabiduría humana y están vivificadas por profundos valores morales. Para que sea clara la meta y, consiguientemente, quede indicado con seguridad el camino, el Sínodo justamente ha considerado a fondo en primer lugar el proyecto original de Dios acerca del matrimonio y de la familia: ha querido «volver al principio», siguiendo las enseñanzas de Cristo[19].

[25] CEC n 27:El deseo de Dios está inscrito en el corazón del hombre, porque el hombre ha sido creado por Dios y para Dios; y Dios no cesa de atraer al hombre hacia sí, y sólo en Dios encontrará el hombre la verdad y la dicha que no cesa de buscar.

 

[26]  FC n 18 La familia, fundada y vivificada por el amor, es una comunidad de personas: del hombre y de la mujer esposos, de los padres y de los hijos, de los parientes. Su primer cometido es el de vivir fielmente la realidad de la comunión con el empeño constante de desarrollar una auténtica comunidad de personas. El principio interior, la fuerza permanente y la meta última de tal cometido es el amor:

[27] FC n 15 La familia, fundada y vivificada por el amor, es una comunidad de personas: del hombre y de la mujer esposos, de los padres y de los hijos, de los parientes. Su primer cometido es el de vivir fielmente la realidad de la comunión con el empeño constante de desarrollar una auténtica comunidad de personas. El principio interior, la fuerza permanente y la meta última de tal cometido es el amor.

[28] FC n 28 El cometido fundamental de la familia es el servicio a la vida, el realizar a lo largo de la historia la bendición original del Creador, transmitiendo en la generación la imagen divina de hombre a hombre…

[29] FC 17 Jesucristo, esposo de la Iglesia, y el sacramento del matrimonio. La comunión entre Dios y los hombres halla su cumplimiento definitivo en Cristo Jesús, el Esposo que ama y se da como Salvador de la humanidad, uniéndola así como su cuerpo. Él revela la verdad original del matrimonio, la verdad del «principio»[27] y, liberando al hombre de la dureza del corazón, lo hace capaz de realizarla plenamente.

[30]  FC 34 El orden moral, precisamente porque revela y propone el designio de Dios Creador, no puede ser algo mortificante para el hombre ni algo impersonal; al contrario, respondiendo a las exigencias más profundas del hombre creado por Dios, se pone al servicio de su humanidad plena, con el amor delicado y vinculante con que Dios mismo inspira, sostiene y guía a cada criatura hacia su felicidad. Es siempre muy importante poseer una recta concepción del orden moral, de sus valores y normas; la importancia aumenta, cuanto más numerosas y graves se hacen las dificultades para respetarlos.

[31] AA 7: Este es el plan de Dios sobre el mundo, que los hombres restauren concordemente el orden de las cosas temporales y lo perfeccionen sin cesar. Todo lo que constituye el orden temporal, a saber, los bienes de la vida y de la familia, la cultura, la economía, las artes y profesiones, las instituciones de la comunidad política, las relaciones internacionales, y otras cosas semejantes, y su evolución, y progreso, no solamente son subsidies para el último fin del hombre, sino que tienen un valor propio, que Dios les ha dado, considerados en sí mismos, o como partes del orden temporal: “Y vio Dios todo lo que había hecho y era muy bueno” (Gen 1,18).

[32] AA 14: “… El amor a la patria y en el fiel cumplimiento de los deberes civiles, siéntanse obligados los católicos a promover el verdadero bien común, y hagan pesar de esa forma su opinión para que el poder civil se ejerza justamente y las leyes respondan a los principios morales y al bien común. Los católicos peritos en los asuntos públicos, y firmes como es debido en la fe y en la doctrina católica, no rehúsen desempeñar cargos públicos, ya que por ellos, bien administrados, pueden procurar el bien común y preparar a un tiempo el camino del Evangelio.

[33] Ibid

[34] AA 33: … el Sagrado Concilio ruega encarecidamente en el Señor a todos los laicos, que respondan con gozo, con generosidad y corazón dispuesto a la voz de Cristo; que en esta hora invita con más insistencia y al impulso del Espíritu Santo, sientan los más jóvenes que esta llamada se hace de una manera especial a ellos; recíbanla, pues, con entusiasmo y magnanimidad”

Lc 10,29 ss: “Pero él queriendo justificarse, dijo a Jesús: “Y ¿quién es mi prójimo?  Jesús respondió: “Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión: y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva. ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?”  Él le dijo: “el que practicó la misericordia con él”. Díjole Jesús: “Vete y haz tú lo mismo”.

[35] Catecismo de la Iglesia Católica 1866.

Los vicios pueden ser catalogados según las virtudes a que se oponen, o también pueden ser referidos a los pecados capitales que la experiencia cristiana ha distinguido siguiendo a san Juan Casiano y a san Gregorio Magno. Son llamados capitales porque generan otros pecados, otros vicios. Son la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza.


 [K1]No se entiende bien esta parte.